Categorías
IRLANDA

DE DUBLIN A KILLARNEY

Por fin llega el día en el que comenzamos nuestra ruta en coche por este fascinante país. Nos levantamos temprano y después de un buen desayuno irlandés nos dirigimos hacia el aeropuerto para retirar el coche.

1.- Rock of Cashel

2.- Killarney

En el centro de Dublín hay oficinas de coches de alquiler, pero nosotros decidimos cogerlo en el aeropuerto porque el horario para recoger y devolver el coche es bastante más amplío que en las oficinas del centro. Al devolver el coche en fin de semana, si lo hacíamos en el centro de la ciudad tenía que ser el sábado antes de las 2 de la tarde. En el aeropuerto teníamos de límite las 8 de la tarde por el mismo precio, así que hay que tener muy en cuenta los horarios de las oficinas para decidir donde retirar o devolver el vehículo.

Cogimos de nuevo el Aircoach y en 20 minutos estábamos en la terminal de salidas del aeropuerto. Nos tocó ir andando hasta la terminal de llegadas, menos mal que no está lejos, que es donde pasan los minivans que te llevan hasta los aparcamientos de las oficinas de alquiler de coches. Pasan continuamente de todas las agencias, pero hay que esperar a que pase el de tu compañía y así te deja en la misma puerta de la oficina.

Nada más llegar te das cuenta del volumen de pasajeros que debe pasar por ahí, hay entre 10-15 personas atendiendo y entregando coches. Nosotros llevábamos la reserva hecha desde casa y no tardamos mucho en la oficina, el tiempo de rellenar los papeles del seguro y poco más. Fue en este momento cuando contratamos el seguro a todo riesgo sin franquicia, te lo ofrecen nada más llegar al igual que te explican el tema de pagar el peaje de la autopista (aquí tienes más información sobre el alquiler de coches).

Nos ofrecieron varios coches para que eligiéramos el que más nos gustase, y en media hora ya estábamos con las maletas cargadas y en ruta. Siguiente parada Cashel en el condado de Tipperary.

En ruta hacia Cashel
En ruta hacia Cashel

ROCK OF CASHEL

Después de casi dos horas conduciendo por la R639 llegamos a Cashel, una pequeña ciudad que alberga The Rock of Cashel (la roca de Cashel). Junto a la carretera principal y a la espalda del Bank of Ireland encontramos un parking al aire libre. El aparcamiento es bastante grande y en la entrada hay un aseo público. Así que dejamos el coche ahí y empezamos a conocer esta ciudad.

Nos dirigimos directamente hacia el monumento más importante de la ciudad «Rock of Cashel». Las vistas del valle desde arriba son bastante bonitas. Se trata de un conjunto de edificaciones medievales sobre una montaña caliza. La mayoría de los edificios que aún se encuentran en pie son de los siglos XII-XIII. La entrada vale 8 €/adultos y 4 €/niños, aunque hay una entrada familiar por 20€, que fue la que compramos nosotros. El conjunto está compuesto por:

  • Torre circular, que es el edificio más antiguo y servía como torre de vigilancia.
  • La capilla del rey Cormac, es el edificio más llamativo desde nuestro punto de vista.
  • La catedral, de planta cruciforme y torre central. En este edificio se encuentra el coro.
  • Palacio arzobispal, al oeste de la catedral
  • La sala del coro de los vicarios, que es el edificio por el que se entra al complejo
  • Cruz de San Patricio, la original está en una cripta bajo el coro. Hay una copia en el sitio donde estaba situada la original.
  • Cementerio, rodeando a la catedral podemos ver el cementerio que destaca por la gran cantidad de cruces celtas que alberga.

 

Cementerio alrededor de la Catedral
Cementerio alrededor de la Catedral

Una vez que salimos ya empezaba a picarnos el hambre, así que como habíamos comprado algo de embutido en el Lidl que había frente al hotel, solo nos quedaba pasar por una panadería, a la que habíamos echado el ojo en la calle principal, para completar nuestro menú.

Una vez que nos comimos unos sándwiches estuvimos paseando por el pueblo un rato, antes de volver a coger el coche para seguir con el viaje. El pueblo nos resultó bastante pintoresco.

KILLARNEY

Otra vez en ruta, no dejábamos de maravillarnos con los paisajes de Irlanda. Conforme nos acercábamos a la costa oeste se iba haciendo más auténticos. Y casi sin darnos cuenta, en dos horas habíamos llegado a nuestro destino, Killarney.

Aquí habíamos reservado a través de Booking un Bed and Breakfast que nos dejó bastante sorprendidos. Earls Court House Hotel, como su nombre indica es más un pequeño hotel que un B&B en sí. Las habitaciones son enormes, las camas grandes y cómodas, en el baño te dejan amenities, la decoración está cuidada y el personal es bastante amable. Tiene zona de aparcamiento gratuito en la puerta. No está en el centro a la población, pero se tarda unos 10 minutos paseando en llegar al mismo centro de la ciudad.

Una vez que llegamos nos pegamos una ducha y salimos a explorar el pueblo y a buscar donde cenar, no podíamos descuidarnos mucho que los restaurantes cierran las cocinas bastante temprano.

En la calle central de Killarney encontramos un restaurante llamado Salvador’s Restaurant donde encontrar comida típica irlandesa. Fue la primera vez que probamos el angus en Irlanda y desde entonces no hemos podido olvidar lo bueno que estaba. Decir que el angus en Irlanda es un plato bastante común, por lo que el precio de un plato de angus allí es similar a un plato de solomillo en España. Los niños tomaron un plato de pasta y nosotros pedimos angus, nos costó todo alrededor de 57€ incluida la bebida. El postre no lo tomamos ahí porque por el camino habíamos visto una heladería y nos apeteció más tomar un helado mientras paseábamos por la ciudad.

 

Día 0. Preparativos para viajar a Irlanda

Día 1. Almería-Dublín. Traslado aeropuerto-centro ciudad

Día 2. Conociendo Dublín

Día 4. Anillo de Kerry

Día 5: La península de Dingle

Día 6. De Killarney a Galway con parada en acantilados de Moher

Día 7: Parque Nacional de Connemara. De Galway a Clifden

Día 8. Volvemos a Dublín pasando por Clonmacnoise

Días 9 y 10. Dos días en Dublín

 

 

 

 

 

 

2 respuestas a «DE DUBLIN A KILLARNEY»

Hola
Estamos tomando notas del blog y nos gustaría preguntarle una cosa.
Estamos pensado en coger un ferry desde Tarbert para ir a ver los acantilados de Moher (y así nos ahorramos un poco de carretera y lo vemos mas divertido).
¿Sabe si hay que reservar y la frecuencia de los Ferrys?
Gracias

Hola Juan, la verdad es que sí te ahorras un rato de carretera al coger el ferry para cruzar desde Tarbet a Killimer, además te da tiempo a salir del coche y disfrutar de unas maravillosas vistas.
No hay que reservar el pasaje, lo que si es cierto que a veces, sobre todo en temporada alta, hay colas para subir al ferry. Hay que echar un poco de paciencia y disfrutar del momento. Nosotros llegamos justo cuando el ferry se estaba marchando, así que fuimos los primeros en subir en el siguiente ferry, y sólo tuvimos que esperar 20 minutos.
La frecuencia de los ferrys dependen de las condiciones metereológicas, pero según su página en condiciones normales, el horario y frecuencia desde Tarbet es el siguiente:
1 Octubre al 31 de marzo (frecuencia: cada hora). De 7:30 a 19:30 (lunes a sábado), de 9:30 a 19:30 (domingos)
Abril, Mayo y Septiembre (frecuencia: cada hora). De 7:30 a 20:30 (lunes a sábado), de 9:30 a 20:30 (domingos)

En verano refuerzan la línea, así que puedes encontrar un ferry cada media hora en las horas centrales del día:
Ferry 1-> Junio, Julio y Agosto (frecuencia: cada hora). De 7:30 a 21:30 (lunes a sábado), de 9:30 a 21:30 (domingos)
Ferry 2-> 18 mayo a septiembre (frecuencia: cada hora). De 10:00 a 18:00 todos los días

Responder a Carmen Maria Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.