Categorías
CRUCERO POR EL BALTICO CRUCEROS SUECIA

ESTOCOLMO. DÍA 2

Nuestro segundo día en Estocolmo lo reservamos para visitar Gamla Stan que es el plato fuerte de la ciudad. La traducción de Gamla Stan es Ciudad Vieja, y como su nombre indica se trata del casco antiguo de la ciudad. Esta formada por calles empedradas de estilo medieval y alberga multitud de edificios históricos como son el Palacio Real, el Museo Nobel, la catedral de Estocolmo, etc…

1.- Stockholm  Pass

2.- Gamla Stan

3.- Isla de Söderlmam

STOCKHOLM PASS

Antes de nada he de hablaros de esta tarjeta que te da acceso a multitud de museos y edificios de Estocolmo. Antiguamente incluía también el transporte urbano pero, ahora hay que comprar una tarjeta exclusiva para transporte.

El precio de la Stockholm pass no es barato, así que antes de decidir si comprarla o no, hay que sentarse a hacer números, pensar los sitios que queremos visitar y lo que nos cuesta la entrada en taquilla y ver si sale rentable o no comprar la tarjeta. Hay tarjetas para 1, 2, 3 y 5 días. Aquí podéis encontrar los precios de la tarjeta y los lugares donde podéis entrar con esta tarjeta. Incluye algunos paseos en barco por los canales, los autobuses rojos hop-on hop-off, el Museo Vasa, el Palacio Real, la Catedral…., la entrada del Ayuntamiento NO está incluida. Si estáis interesados es mejor que lo sopeséis vosotros mismos, pero para que salga rentable hay que hacer uso de la tarjeta en 3-4 sitios por día. Un consejo: no os olvidéis de mirar todos los horarios antes de planificaros las visitas, ya que hay muchos sitios que cierran sobre las 4 o 5 de la tarde.

Nosotros decidimos prescindir de esta tarjeta puesto que no disponíamos de mucho tiempo como para ir entrando en demasiados museos y demás, así que preferimos patear la ciudad y disfrutar de los monumentos desde fuera, pagando la entrada donde fuera necesario. Y creo que acertamos puesto Gamla Stan es tan bonita que podría estar horas y horas perdida entre callejuelas sin llegar a cansarme.

GAMLA STAN

Por fin íbamos a entrar en el casco histórico de Estocolmo, había leído tanto sobre él que mis expectativas eran bastante altas, y no me defraudó en absoluto.

Bajando la calle del hotel desembocamos directamente en uno de los puentes que nos llevaba a Gamla Stan.
Bajando la calle del hotel desembocamos directamente en uno de los puentes que nos llevaba a Gamla Stan.

Llegamos directamente a la parte de atrás del Palacio Real y aunque llevaba planificada una ruta para recorrernos esta zona, al final nos dejamos llevar por la intuición. Entramos por la calle Västerlånggatan, que es la calle más larga de esta isla y que la cruza de lado a lado. Es una calle repleta de tiendas de recuerdos, restaurantes…. En esta calle está también una de las Oficinas de Turismo donde podéis comprar las tarjetas de transporte y la Stockholm Pass, aparte de conseguir uno de los planos gratuitos de la ciudad.

Calle Västerlånggatan, normalmente esta llena de turistas.
Calle Västerlånggatan, normalmente esta llena de turistas.
El pasaje Gåsgränd lo encontramos al principio de la calle Västerlånggatan. Tiene una altura de sólo 1,88 metros.
El pasaje Gåsgränd lo encontramos al principio de la calle Västerlånggatan. Tiene una altura de sólo 1,88 metros.

En esta calle encontramos también un Seven donde nos hicimos con una bolsa de los típicos regalices salados que toman los suecos a diario. Y es que a los suecos les encantan los dulces, no en vano Suecia es el país con el mayor consumo de dulces al año; se estima que los suecos toman de media 17 kg de golosinas al año, sí, no me he equivocado al escribir, 17 kg. Se deben pasar el día tomando golosinas, así que veréis que hay muchísimos sitios donde venden las golosinas a granel. A nosotros nos recomendaron unos regalices que iban en una bolsa con un mono riendo, ¡qué malísimos estaban!, pero a ellos les encantan.

Este es uno de los recuerdos que más nos llamaron la atención, son latas de aire sueco al módico precio de 8€.
Este es uno de los recuerdos que más nos llamaron la atención, son latas de aire sueco al módico precio de 8€.

Pero vamos a seguir andando por Västerlånggatan que todavía queda mucho por ver. Llegando al final de la calle nos encontramos con Mårten Trotzigs Gränd o lo que es lo mismo el callejón más estrecho y empinado de Estocolmo, sus 39 escalones miden solo 90 cm. Como es punto turístico indispensable, nos encontramos con un número considerable de personas que querían subir, otros bajar y otros hacerse fotos. Es un poco caótico, pero con un poco de paciencia conseguimos hacernos alguna que otra foto.

Mårten Trotzigs Gränd, conseguimos el callejón para nosotros solos durante unos segundos, lo justo para hacernos la foto de recuerdo.
Mårten Trotzigs Gränd, conseguimos el callejón para nosotros solos durante unos segundos, lo justo para hacernos la foto de recuerdo.

Una vez que llegamos a la parte arriba de este callejón empezamos a callejear hasta que vinimos a dar con Tyska Kyrkan, que es una iglesia alemana dedicada a Santa Gertrudis, patrona de los viajeros, por lo que no podíamos pasarla de largo.

Seguimos callejeando y llegamos a la típica foto de Gamla Stan, se trata de la plaza Stortorget. Su nombre significa plaza mayor, puesto que cuando se fundó la ciudad en el siglo XIII, toda la vida giraba en torno a esta plaza. Se trata de la plaza más antigua de la ciudad, , conocida sobre todo por sus típicas casas de colores rojos y amarillos. En el centro de la plaza había un pozo, que antes proporcionaba agua a toda la ciudad que cabía en la isla de Gamla Stan. Hoy en día lo han convertido en una fuente de agua potable que suministra agua a los miles de turistas que pasamos por allí.

Esta es la imagen que todos tenemos de Gamla Stan en Estocolmo. Imposible hacer la foto sin gente.

En esta misma plaza podemos encontrar el Museo Nobel donde se homenajea a los galardonados de los Premios Nobel y donde también encontrarás una exposición con la vida y trabajo de Alfred Nobel. Las críticas que había leído sobre este sitio no eran alentadoras, así que la visita la dejamos para otra ocasión.

Museo Nobel, se inauguró en 2001 coincidiendo con el centenario de los Premios Nobel.
Museo Nobel, se inauguró en 2001 coincidiendo con el centenario de los Premios Nobel.

Junto al Museo Nobel hay una calle que nos lleva directamente al Palacio Real. El Palacio Real es la residencia oficial de la familia Real, aunque en la actualidad residen en el Palacio de Drottningholm, que está algo más alejado del centro de la ciudad, dejando el Palacio de Gamla Stan sólo para cuestiones burocráticas.

Vista desde Palacio Real. La plaza estaba en obras, por lo que no conseguimos hacer fotos de la fachada del edificio.
Vista desde Palacio Real. La plaza estaba en obras, por lo que no conseguimos hacer fotos de la fachada del edificio.

No teníamos intención de entrar, puesto que aún nos quedaba mucho por ver, pero no queríamos perdernos el cambio de guardia. Así que nos dirigimos directamente. Llegamos a la puerta principal del Palacio Real y entramos buscando donde hacían el cambio de guardia, pero no veíamos nada que nos indicara donde era. Nos costó un poco de trabajo encontrarlo, pero en la puerta le preguntamos a uno de la multitud de guías que había por la zona y ya nos indicó que se hacía en una plaza que hay por la parte de arriba del Palacio. Cuando llegamos ya era demasiado tarde, estaba todo lleno de gente y solo conseguimos que los niños se colaran por algún recoveco para poder ver algo. El cambio de guardia se hace a las 12:15 de lunes a sábado, y a las 13:15 los domingos y festivos. Nosotros llegamos a las 12, así que si tenéis mucho interés en verlo, intentad llegar con más tiempo. Los horarios pueden variar a lo largo del año, pero aquí podéis encontrar los horarios con más exactitud.

El cambio de guardia es uno de los eventos que más turistas concentra a diario.
El cambio de guardia es uno de los eventos que más turistas concentra a diario. La duración es de 40 minutos.

Una vez terminado el cambio de guardia, volvimos sobre nuestros pasos para encontrarnos con la estatua de Olaus Petri, que fue un clérigo sueco que tradujo el Nuevo Testamento por primera vez a su idioma. Si nos giramos nos encontraremos con el Obelisco de Estocolmo que se levantó en 1799 como agradecimiento a los ciudadanos por su apoyo en la guerra contra los rusos. No pudimos ver bien el Obelisco puesto que está toda la zona en restauración y estaba tapado, a ver si vosotros tenéis más suerte.

Olaus Petri, está en la fachada trasera de la catedral.
Olaus Petri, está en la fachada trasera de la catedral.

Volvemos a la plaza Stortoget porque desde ahí queríamos buscar una runa que hay incrustada en una pared en la esquina con la calle Prästgatan. Las runas eran símbolos de alfabetos rúnicos que se utilizaron en Escandinavia y las islas británicas por pueblos germánicos y que tenían un significado mágico para obtener valor y protección. Se cree que esta runa estaba por los alrededores y se utilizó como material de construcción sin importarles su origen.

Cuentan que la inscripción de esta runa fue hecha por una pareja en honor a su hijo.
Cuentan que la inscripción de esta runa fue hecha por una pareja en honor a su hijo.

Nos quedaba por ver  la Catedral, la entrada costaba 120 sek (12€/persona) y esta visita la obviamos. La catedral se construyó en 1279, al principio solo era una iglesia rural, pero en el siglo XVIII se remodeló adquiriendo su aspecto actual. En ella han tenido lugar bodas y funerales Reales, así como ceremonias de Coronación hasta que éstas fueron suprimidas.

Empezábamos a tener que buscar donde comer y decidimos cruzar a la isla de Södermalm y buscar allí algún restaurante, ya que para la tarde teníamos planeado un Freetour por esta isla.

Plaza Järntorget, en esta plaza está el restaurante Den Gyldene
Plaza Järntorget, en esta plaza está el restaurante Den Gyldene Freden que aparece en el libro Guines de los Records por ser el más antiguo del mundo, es de 1722.

ISLA DE SÖDERLMAM

Nos habían hablado de un restaurante mexicano que había en esta isla, La Neta. Nos costó un poco encontrarlo y la verdad es que al llegar nos quedamos un poco descolocados porque el sitio no pintaba demasiado bien. Dudamos si entrar o no, pero viendo la hora que era y que por allí no había más sitios donde elegir, confiamos en la persona que nos lo recomendó y entramos. Pues bien, se trata de un restaurante mexicano auténtico, llevado por personas de México y con comida casera elaborada en el momento. Ni que decir tiene que la comida nos sorprendió por lo rica que estaba.

Aún nos quedaba un poco de tiempo para que empezara el freetour, así que decidimos ir a otro de los sitios típicos de Estocolmo donde sacar fotos muy bonitas, el mirador de Katerina, pero de camino nos encontramos con una plaza Mosebacke Torg donde había un kiosko y hamacas bajo los árboles de uso libre. Estábamos cansados y los niños se abalanzaron sobre las hamacas, necesitábamos un descanso.

Mosebacke torg. Las hamacas pertenecen a un kiosko donde ponen un café muy bueno. El uso de las hamacas NO te obliga a consumir nada.
Mosebacke torg. Las hamacas pertenecen a un kiosko donde ponen un café muy bueno. El uso de las hamacas NO te obliga a consumir nada.

Mientras los niños hacían buen uso de las hamacas, nos acercamos al mirador que estaba muy cerca. Cuando cruzas a Söderlmam puedes acceder al mirador a través del ascensor de Katerina (cuesta 1€/persona) o dar un pequeño rodeo y subir por unas calles colindantes. Las vistas desde ahí son muy bonitas, aunque los suecos aprovechen el verano para ponerlo todo en obras.

Vistas desde el mirador de Katerina.
Vistas desde el mirador de Katerina, hemos intentado hacer la foto de forma que no saliera toda la zona de obras que queda a la izquierda.

A las cuatro comenzaba el Freetour Stockhom desde la parada de metro de Slussen. Para quien no lo sepa, un freetour consiste en un recorrido por una zona determinada con un guía que le pone mucho empeño en que todo sea de tu agrado. El guía cobra lo que cada cual le quiera dar de propina, aunque no se queda todo el dinero, ya que debe darle un porcentaje por turista a la empresa para la que trabaja. Para contabilizarnos, al final del tour te hacen una foto «de recuerdo» y la ponen en Facebook para que te la puedas descargar.

Tuvimos que bajar la calle Urvädersgränd que tanto trabajo nos había costado subir para ir al punto de encuentro del freetour.
Tuvimos que bajar la calle Urvädersgränd que tanto trabajo nos había costado subir para ir al punto de encuentro del freetour.

Decir que nuestra guía era una chica canaria que se había ido a estudiar un máster de turismo a Estocolmo y se había quedado atrapada por los encantos de esta ciudad. Nos hizo una ruta muy amena contándonos anécdotas e historias que le llamaban la atención de los suecos. Y por supuesto, nos contó la historia de los juicios de brujerías que tuvieron lugar en Estocolmo.

Comenzó llevándonos a un mirador donde encontrar bonitas vistas de Gamla Stan.

Vistas desde Södermalm
Vistas desde Södermalm

Desde aquí nos llevó a conocer la iglesia de Katerina o Katerina Kyrka, donde nos sorprendió mucho que «los jardines» en realidad fuera un cementerio donde la gente hacía pinic.

Este cementerio son los jardines de Katerina Kyrka y no es estraño encontrar gente tomando el sol o disfrutando de un picnic.
Este cementerio son los jardines de Katerina Kyrka y no es extraño encontrar gente tomando el sol o disfrutando de un picnic.

Nos contaron que esta isla es la zona más moderna de Estocolmo donde salen los hispter y donde poder encontrarte con alguno de los miembros de Abba, lo siento pero nosotros no llegamos a encontrarnos a ninguno. Nos mostraron el pabellón donde se celebra Eurovisión y nos explicaron que los suecos son verdaderos fan de Eurovisión, que lo viven igual que en España se puede vivir el fútbol. De hecho, nos invitaron a visitar la ciudad la semana en la que se celebra este concurso, para así comprobar la transformación de la ciudad.

Justo en frente de donde habíamos comido, nos mostraron una antigua central eléctrica reconvertida en mezquita. y nos llevaron a una zona donde los suecos solían ir a comer o a tomar una copa.

Por el camino, la guía nos iba contando el por qué era tan normal encontrar papás con el bebé en la mochila y un vaso de café en la mano, los llaman  «papá latte» y es que allí cada pareja tiene 480 días de «baja laboral» por cada hijo, se puede hacer uso de esos días indistintamente por el padre o madre hasta que los niños cumplan 8 años. En 2015 modificaron la ley con intención de impulsar la igualdad de género y decidieron que 90 de esos días fueran del tipo «úsalo o piérdelo», de manera que obligaba a cada miembro de la pareja a hacer uso de 90 días o perderlos por completo. Así que es bastante normal encontrarnos con papás latte por toda Suecia.

Cómo nos iba a dar reparo fotografiar a un papá latte por la calle, he recurrido a las fotos realizadas por David Newton para la revista digital Stylist (www.stylist.co.uk)
Cómo nos iba a dar reparo fotografiar a un papá latte por la calle, he recurrido a las fotos realizadas por David Newton para la revista digital Stylist (www.stylist.co.uk)

Por último, nos acompañaron a otro de los miradores donde poder ver atardeceres de Estocolmo maravillosos. No sin antes, darnos algunas indicaciones para hacer parte de la ruta de los escenarios de la saga Millenium.

Acabamos el día volviendo sobre nuestros pasos y cruzando de nuevo la animada Gamla Stan hasta la plaza Sergels donde buscamos un sitio donde cenar antes de meternos de nuevo en el hotel.

Seguro que se han quedado muchas cosas sin visitar tanto en Gamla Stan como en la isla de Söderlmam, así que si quieres puedes dejar tu comentario para próximas visitas de cualquier familia viajera.

Traslados y hotel en Estocolmo

Día 1. Estocolmo. Ayuntamiento y Ciudad Nueva

Día 3. Estocolmo. Museo Vasa, Skansen y estaciones de metro.

1 día en Helsinki

Tallin. Qué ver en un día

Día 1. San Petersburgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.