Categorías
CRUCERO POR EL BALTICO CRUCEROS SUECIA

TRES DÍAS EN ESTOCOLMO

DÍA 1

Comenzamos nuestro viaje por el Báltico en Estocolmo, capital de Suecia. Está formada por 14 islas en el lago Mälaren, adentrándose por el este en el Mar Báltico. De esto, te vas a dar cuenta desde el avión, ya que en cuanto comienza a bajar, las vistas de cientos de islas no te va a dejar indiferente y es que el archipiélago de Estocolmo está formado por 24.000 islas, unas grandes y otras bastante pequeñitas (nosotros lo llamaríamos peñón, pero los suecos las tratan como islas).

Vista del archipiélago de Estocolmo desde el avión.
Vista del archipiélago de Estocolmo desde el avión.
1.- Ayuntamiento de Estocolmo

2.- Ciudad Nueva

3.- Ice Bar Stockholm

AYUNTAMIENTO DE ESTOCOLMO Y CIUDAD NUEVA

Llegamos a Arlanda a las 11 de la mañana y nos estaban esperando para llevarnos directos al hotel. Aquí puedes ver como hacer el traslado desde el aeropuerto. Sobre las 12 estábamos dejando las maletas en el hotel y dispuestos para empezar a patear la ciudad.

AYUNTAMIENTO DE ESTOCOLMO

Vista del Ayuntamiento desde fuera
Vista del Ayuntamiento desde fuera

El Ayuntamiento estaba a menos de 1 km andando, así que empezamos por ahí. Puesto que el Ayuntamiento no es un museo sino un lugar de trabajo, las visitas son guiadas, no te permiten visitarlo por tu cuenta. Hay multitud de horarios, pero hay que elegir en función del idioma en el que quieras hacer la visita. En los meses de invierno solo hay visitas en sueco e inglés, pero conforme va entrando el verano aumentan las visitas en otros idiomas. Cuando nosotros fuimos encontramos visitas en español a las 10:00, 11:00, 11:30, 12:00, 13:00 y 14:00. Tuvimos mucha suerte porque conseguimos entrada para la visita que empezaba media hora más tarde. La entrada vale 110 SEK (unos 11 €) y los menores de 11 años no pagan.

La mejor forma de hacer tiempo mientras esperas tu turno es pasear por los alrededores del edificio donde encontrarás unas vistas magníficas de la ciudad vieja. Vale la pena sentarse allí y disfrutar del paisaje un rato.

Vista desde jardines del ayuntamiento
Vista desde jardines del ayuntamiento

La construcción de este edificio concluyó en 1923 y está inspirado en los palacios renacentistas italianos. Una vez que entras te llevan directamente al Salón Azul que es la sala más grande del edificio y es donde se celebra cada año la cena de los premios Nobel. Lo más sorprendente del salón es que no es azul sino de ladrillo rojo y es que el arquitecto decidió no poner los azulejos azules previstos, puesto que le gustó más en ladrillo, aún así se decidió conservar el nombre del mismo. En teoría, este salón debería ser una «Piazza» al aire libre, pero esto era inviable puesto que el clima sueco no iba a permitir que se utilizara casi nada, así que decidieron techarlo y ponerles unos grandes ventanales para que el salón quedara inundado de luz y te olvidaras del techo. En este salón podemos ver también uno de los órganos más grandes de Europa.

Otra anécdota de este salón es el diseño de los escalones, y es que desde el principio el salón iba a estar destinado a grandes celebraciones donde la mujeres deberían bajar esas escaleras con zapatos de tacón y trajes de noche. Pues bien, la esposa del arquitecto hizo de conejillo de indias y cuando estuvieron hechos los escalones, se puso sus zapatos de tacón y fue a probar la escalera. Tuvieron que modificar la escalinata varias veces hasta que esta señora decidió que eran suficientemente cómoda para bajar con tacones. Y la verdad es que son bastante cómodas de subir y bajar.


Salón Azul donde cada 10 de diciembre, 1300 invitados celebran la cena de los premio Nobel .
Salón Azul donde cada 10 de diciembre, 1300 invitados celebran la cena de los premio Nobel .

Se visita también la Galería del Príncipe, la Sala del Consejo, una sala llena de tapices donde se celebran las bodas civiles y el Salón Dorado donde se celebra el baile posterior a la cena del premio Nobel. Para mi éste salón fue el que más me impactó puesto que da la impresión de estar metido en una urna de oro. Está formado por 18 millones de mosaicos de vidrio y oro. 

Salón dorado. La pared principal está dedicada a la "Reina de Mälaren"
Salón dorado. La pared principal está dedicada a la «Reina de Mälaren»
En la pared posterior, por un error de cálculo, se dejó a este señor sin cabeza. Esta cabeza ahora es la que figura en la bandera de Estocolmo.
En la pared posterior, por un error de cálculo, se dejó a este señor sin cabeza. Esta cabeza ahora es la que figura en la bandera de Estocolmo.

En verano también es posible subir a la Torre de las Tres Coronas de Oro, donde disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad, pero eso lo dejamos para otra ocasión.

Patio interior del Ayuntamiento de Estocolmo.
Patio interior del Ayuntamiento de Estocolmo.

CIUDAD NUEVA

Después de un rato de descanso, comenzamos la ruta desde la misma puerta del hotel, ya que nos encontramos junto a la plaza Sergel Torg. Esta plaza es un punto de encuentro en Estocolmo, tiene un monumento de cristal que lo iluminan por la noche, lástima que nosotros pillamos esta zona en obras y la verdad es que perdía bastante encanto.

Desde aquí se coge la calle Drottningatan. Se trata de una calle peatonal llena de comercios. La calle es larga pero el paseo es entretenido por el ambiente que se respira.

Calle Drottningatan
Calle Drottningatan

Seguimos andando por la calle Drottningatan y cruzaremos otra de las principales arterias de Estocolmo, la calle Kungsgatan donde podremos obtener una de las fotos típicas de la ciudad nueva, la de las dos torres gemelas unidas por un puente en arco, o como lo llaman los suecos las torres Kungstornen unidas por el puente Malmskillnad.

Torres Kungstornen y puente Malmskillnad en la calle Kungsgatan.
Torres Kungstornen y puente Malmskillnad en la calle Kungsgatan.

Antes de seguir, y para mimetizarnos con los suecos, aprovechamos para hacer un «fika«; veréis que nada más llegar a Suecia, el fika os perseguirá por donde vayáis. No os asustéis, al fika nosotros lo llamamos merienda. Se trata sólo de hacer una parada para tomar un café y un tentempié, y aprovechar para charlar con otras personas, la diferencia es que ellos aprovechan cualquier momento para hacer fika (pensándolo bien, igual que nosotros ¿no?).

Nos dirigimos ahora hacia la plaza Hötorget en la que durante el día hay un mercadillo de frutas y verduras, aunque ya aprovechan y venden desde banderas suecas hasta maletas. En esta plaza hay que hacer una parada porque hay mucho donde mirar aparte del mercadillo. Si miramos al este encontraremos la sala de conciertos de Estocolmo; giramos en el sentido de las agujas del reloj y nos encontramos 5 edificios de oficinas exactamente iguales al sudeste, se llaman Hötorgsskraporna o las cinco hermanas (para los suecos).

Oficinas Hötorgsskraporna
Oficinas Hötorgsskraporna

Al sur el Filmstaden Sergel, uno de los cines multipantalla más grandes de Estocolmo, y el mercado de alimentos Hötorgshallen. Al oeste están los grandes almacenes PUB (que su nombre no os confunda). Y por último, al norte, Food Court de Kungshallen, que se trata de una sala enorme de exposiciones pero también encontramos una biblioteca, cine y una cafetería en la última planta.

Sala de conciertos de Estocolmo.
Sala de conciertos de Estocolmo.

Al final de la calle Drottningatan vamos a encontrarnos con un pequeño parque, donde aprovechamos para hacer un cambio de planes y bajar por la calle Vasagatan en busca del bar de hielo en Estocolmo.

ICE BAR STOCKHOLM

Barra del Ice bar
Barra del Ice bar

Si decidís visitar el bar de hielo, os aconsejo que compréis las entradas por internet aunque sea una hora antes de ir. En la entrada de los niños no hay diferencia de precio pero en la de adultos si. No hay que imprimir nada, simplemente guardar el correo electrónico que te envían por si te lo piden. En nuestro caso bastó con dar nuestro nombre en la entrada. El precio de la entrada por internet es de 199 SEK/adulto (20€), 177 SEK (18€) si es bebida sin alcohol y 99 SEK/niños hasta 17 años (10€).

Con la entrada te prestan un poncho y unos guantes para poder soportar los 7 grados bajo cero que hay dentro del bar. El local no es grande, por eso la entrada está limitada a un número máximo de personas. Todo está hecho de hielo, desde esculturas, bancos y sillas para sentarse y por supuesto, los vasos. La visita está simpática si antes no has visitado otro ice bar, aunque es un poco caro (como todo en Estocolmo) y las bebidas no nos terminaron de gustar. Los cócteles sin alcohol estaban buenos, pero los que llevaban alcohol eran demasiado fuertes, no llegabas a saborearlos porque el alcohol te quemaba la garganta, así que, a no ser que os gusten las bebidas fuertes, ahorraros unos euros y sacad la entrada sin alcohol.

La decoración del ice bar la cambian cada temporada.
La decoración del ice bar la cambian cada temporada.

Nada más salir del ice bar encontramos una cadena de hamburgueserías suecas, Max y decidimos probarlas para así entrar en calor. El funcionamiento es el típico a las grandes cadenas de hamburgueserías conocidas, pero la carne estaba bastante buena.

El recorrido por la ciudad nueva acaba en el parque Kungsträgarden, este parque está dividido en cuatro zonas, Plaza de Carlos XII, Fuente de Molin, Plaza de Carlos XIII y Fuente de Wolodarski.  Aunque el parque parecía ser bastante bonito, el cansancio pudo con nosotros y decidimos volver al hotel a descansar, el día siguiente se presentaba ajetreado.

Día 0. Traslados y hotel en Estocolmo

Día 2. Estocolmo. Gamla Stan y Söderlman

Día 3. Estocolmo. Museo Vasa, Skansen y estaciones de metro.

1 día en Helsinki

Tallin. Qué ver en un día

Día 1. San Petersburgo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.